Estamos tristes…


La mitad menos uno del país anoche celebró… Triste espectáculo urbano fue el escuchar festejar en cada rincón distante de la Patria a hinchas de un equipo “rosarino”?  Los clubes argentinos (de fútbol) dan muestras de su decadencia deportiva y mental. No es posible que un niulequipo de cabotaje haya eliminado a otro hermano de su misma Nación y se haya desatado tamaña celebración. Reflexionemos un poco… Mientras tanto VIVA NIULS…

Los empates NO se festejan


bocaHe dejado transcurrir dos días sólo para mitigar mi asombro ante el triste espectáculo vivido el pasado domingo… La mitad más uno de la parcialidad deportiva argentina festejó, sin lugar a dudas, uno de los peores desempeños futbolísticos de los últimos cien años. Siento vergüenza de que una institución insignia del deporte con más recursos y consideraciones consumidos en la vida social, política y económica del país persiga el objetivo de igualar un encuentro. Mucho más si se considera que el mismo  fue con un equipo recientemente ascendido de la “B”.  Por último, quiero aprovechar la oportunidad y sumarme a la Colecta Nacional para la corrección de problemas fisio-motrices de dos jóvenes. En el primer caso, nacido en Mendoza, necesita urgente dadores óseos para enderezar el pie derecho y su respectivo botín. El segundo, de nacionalidad uruguaya,  requiere una extensión y reorientación del empeine cucharitano. Las victorias ciertamente se festejan, los empates NO…

CLARIN MIENTE


Desde la invención de la imprenta en 1440, los medios de comunicación han jugado un papel preponderante en la cultura de las naciones. El rol de los mismos tanto en lo social, lo político y lo económico se ha visto incrementado con el desarrollo de las nuevas tecnologías. La opinión publicada intenta influir sobre el inconciente colectivo de las sociedades y esto deriva en un importante imperativo categórico a la hora de comunicar. En ese sentido, el título “Boca fue más sólido y festejó en el clásico” publicado hoy por Clarín está muy alejado de la realidad. “Boca sufrió, pero fue más efectivo” sería un buen resumen de lo sucedido en el primer tiempo o “Boca acertó en sus contadas llegadas al arco” una buena síntesis del partido. Felicitaciones a los hinchas de Boca…

Notas sobre mi exilio


El 19 de Noviembre de 1840, al pasar desterrado por los baños de Zonda, Domingo Faustino Sarmiento escribió: “ON NE TUE POINT LES IDÉES” (Las ideas no se matan). Imitando a Sarmiento, emigré a Chile el pasado domingo 4 de diciembre sólo por cuestiones de trabajo. Me veo obligado a hacer esta aclaración ante las múltiples versiones vinculando mi “exilio” con la “derrota” sufrida por el CARP frente a Boca Unidos o por el festejo de Boca campeón. El CARP viene liderando los ratings de audiencia, el ranking de ventas de entradas (186000 contra 128000 de Boca, aún con un partido menos) y, lo que resulta más relevante, en la pasión de sus hinchas. Las ideas no se matan. Las pertenencias tampoco.

Siento “B”ergüenza


A decir verdad siento vergüenza no por la pérdida de la categoría, sino por todos los destrozos sufridos en las instalaciones del club y en el barrio de Núñez. Jugar en la “B” no es una deshonra, destruir un club y el barrio que lo cobija si lo es. Los argentinos no somos conscientes del rol “social” de los clubes. Detrás del desempeño internacional de los deportistas argentinos en disciplinas tan disimiles como lo son el fútbol, el hockey, el vóley, el básquet, el rugby, el tenis… existen cientos de instituciones que forman y cobijan a miles de deportistas. A diferencia de lo que ocurre en otras naciones, el club argentino no es “exclusivo”, sino “inclusivo”. Este entramado es propio de un país con una fuerte tradición deportiva “integradora”, donde la participación es un atributo del esfuerzo más que de la pertenencia. Las conductas duelen más que los resultados. Siento “B”ergüenza.

El peligro de creerse ganador


Las creencias son nuestro vínculo con lo desconocido. La realidad es la evidencia de nuestras limitaciones. El peligro está cuando las creencias en nuestra fortaleza supera la realidad de nuestras restricciones. Nuestra sociedad denosta la debilidad y ensalza el éxito. Cuanto de esto hay en nuestras derrotas. El paso de River Plate por la “B” será un baño de humildad que nos permitirá reforzar nuestro potencial deportivo, institucional y humano. La grandeza está en la forma de encarar los desafíos más que en las victorias conseguidas. Fuerza “pelado” y vamos River….