¿La fiesta sin fin?

Todas las fiestas terminan. ¿Por qué preguntarse cuando ocurrirá esto? Resulta racional entonces disfrutar del momento sin preocuparse. Los economistas siempre se desvelan por la sostenibilidad y las restricciones. Ellos pretenden ser los iluminados que ven del inicio de las tormentas. No va a alcanzar la bebida, la música está fuerte o hay demasiado cariño en el baile, piensan estos aguafiestas. En el otro extremo, a los políticos les interesa abrogarse el éxito del festejo, que no falte música, bebida o cariño… ¿A quién le importa el costo de los platos rotos? Es posible un equilibrio entre ambos, se puede disfrutar y prever. Es factible consumir y guardar algo. Las fiestas siempre las pagan los más pobres. Ellos le ponen el cuero. Solo tienen su esfuerzo y su trabajo. Sin activos para liquidar o redes suficientemente fuertes para resguardarlos, sufren de las reversiones de los ciclos o de las expectativas negativas de los agentes. Si lasOLYMPUS DIGITAL CAMERA fiestas siempre terminan no será mejor ocuparse antes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s