Siento “B”ergüenza

A decir verdad siento vergüenza no por la pérdida de la categoría, sino por todos los destrozos sufridos en las instalaciones del club y en el barrio de Núñez. Jugar en la “B” no es una deshonra, destruir un club y el barrio que lo cobija si lo es. Los argentinos no somos conscientes del rol “social” de los clubes. Detrás del desempeño internacional de los deportistas argentinos en disciplinas tan disimiles como lo son el fútbol, el hockey, el vóley, el básquet, el rugby, el tenis… existen cientos de instituciones que forman y cobijan a miles de deportistas. A diferencia de lo que ocurre en otras naciones, el club argentino no es “exclusivo”, sino “inclusivo”. Este entramado es propio de un país con una fuerte tradición deportiva “integradora”, donde la participación es un atributo del esfuerzo más que de la pertenencia. Las conductas duelen más que los resultados. Siento “B”ergüenza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s