Equipo que gana no se toca

En la política como en el fútbol no hay peor consejero que el éxito. En la derrota todos aprendemos. En cambio cuando uno gana tiende a menospreciar la autocrítica. Esto nos ocurre también como sociedad, especialmente a nuestra clase dirigente. Nos pasó durante la convetibilidad y puede ocurrirnos de nuevo. Los discursos tienden a sobrevalorar fortalezas y alejarse del análisis de riesgos e inconsistencias. Las tormentas y la llegada de las vacas flacas nunca han sido evidentes. Mejor estar preparados. La incertidumbre aumenta cuando el equipo se abroquela defensivamente. Nos quedan tres finales (Colón, Estudiantes y Lanús). Vamos RIVER…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s