Mensaje argentino al náufrago griego

La crisis griega nos trae a la memoria el dolor de lo ocurrido en Argentina. Los ajustes, las protestas sociales, los rescates y las corridas. El haber sobrevivido al 2001 nos ha dejado algunas lecciones. Comencemos por la verdad, ella es la primer víctima. La crispación es una cortina de humo ocultando la sucesión de errores desencadenantes de la hecatombe. En un mundo donde los capitales se mueven y el trabajo está fijo, los costos de las fiestas siempre los paga el que se queda. Segundo, no hay activo más importante a la vida humana. Los bonos, las acciones, las propiedades y hasta los salarios no justifican una muerte o la desatención de niños o ancianos. Tercero, la salida siempre depende del esfuerzo colectivo. No hay liderazgo, receta, ajuste o plan importado superior a la decisión del pueblo por cambiar. Las crisis tarde o temprano llegan a buen puerto. Mientras tanto estamos contigo amigo griego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s