Dejate de joder con el termómetro

Analizando un informe de los datos oficiales de inflación argentina contra los del resto del mundo me vino a la memoria una travesura de niño. Recuerdo una tarde donde intenté llamar la atención con mi fiebre y pasé el termómetro por el vapor de agua de la pava. La física se encargó de penalizar mi osadía. Los cien grados del agua hirviendo hicieron estallar el instrumento. Descubierto mi ardid tuve una segunda reprimenda, la pérdida de confianza en mí. La segunda lección resultó ser mucho más fuerte que la primera. La desconfianza siempre termina potenciando las “expectativas negativas”. La fiebre, como la inflación, es una señal clara de que algo no funciona. Como decía San Celestino: los salarios suben por la escalera mientras los precios van en ascensor. Dejate de joder con el termómetro, los pobres, los asalariados y los ahorristas agradecidos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s